El sustrato no es sólo la “casa” en la que se desarrollan nuestras raíces y a la vez nuestras plantas sino que constituye un elemento fundamental en cómo digerirá su “menú diario”. Un mal conocimiento de nuestro sustrato hará que no nos adecuemos a las necesidades de nuestra planta  y hará que su crecimiento y desarrollo se vean altamente perjudicados.

“¿Qué les pasa a mis plantas?”

“¿Por qué no están sanas y bonitas si las atiendo con mucho mimo y les doy los mejores cuidados?”

Son frase que solemos escuchar de muchos de nuestros clientes.

Unas plantas sanas son  resistentes a plagas nos dan una producción abundante, sabrosa y aromática por lo que es importante utilizar un sustrato de calidad y sobre todo conocer qué le hace falta y qué no.

No debemos permitir que toda nuestra inversión de tiempo y  dinero que dedicamos para el cuidado de nuestra cosecha se vea perjudicada por utilizar un sustrato que no ofrezca las cualidades idóneas para el cultivo del cannabis.

Podemos tener semillas de calidad, buenos fertilizantes, una correcta instalación o  una ubicación exterior perfecta… y echarlo todo a perder por no utilizar el sustrato adecuado, siendo además una inversión pequeña en relación a todo lo demás. Así como podemos disminuir sensiblemente la calidad de una paella por utilizar un arroz mediocre, siendo éste el ingrediente más económico, lo mismo ocurrirá con nuestras plantas si escogemos un sustrato no adecuado a las necesidades de su ciclo vegetativo.


COSAS IMPORTANTE A LA HORA DE ELEGIR UN BUEN SUSTRATO

Hay varias características importantes a la hora de elegir

  •          el pH
  •          la EC
  •          Capacidad de retención
  •          Capacidad de aireación


PH

El pHmás adecuado para el cultivo del cannabis normalmente está en un rango aproximado de 5,8  – 6,2 si hablamos de fibra coco o de 6 a 6.5 si hablamos de tierra.

 En caso de utilizar un sustrato comercial podemos consultar en el envase el pH de dicha mezcla, un ph siempre se puede corregir pero nos resultará más fácil comprar uno ya adecuado al cannabis.

Un Ph demasiado bajo hará que nuestras raíces se quemen y uno demasiado alto igual, a la vez que entorpecerá el proceso de asimilación de nutrientes.





 

EC

El nivel de EC nos permitirá comprobar si se trata de un sustrato fertilizado, en cuyo caso tendremos una EC más alta desde primera hora, nada aconsejable si ponemos plántulas ya que se verán saturadas y se quemaran o a duras penas resistirán y verán truncado su crecimiento, o si por el contrario se trata de un sustrato pobre en nutrientes o totalmente desalinizado como el caso del coco, en el cual deberemos de abonar desde primera hora.





 

CAPACIDAD DE RETENCION

Esta cualidad se refiere a la capacidad que tiene nuestro sustrato de retener el agua, la humedad. Lo idóneo en cualquier caso, coco o tierra, siendo más apremiante en coco, es regar todos los días, desde Mundo Enteógeno siempre hemos defendido esa idea, por una simple razón, ¿qué prefieres, comer todos los días o comer mucho 3 veces en semana?

Pues nuestras plantas piensan exactamente igual, además si dejamos el sustrato húmedo durante varios días pasan 2 cosas a evitar principalmente entre otras.

La primera es obvia, humedad excesiva es sinónimo de hongos y no hablamos de hongos en la parte aérea de la planta, que a priori los prefiero, hablo de hongos que no demuestran tanto su presencia hasta el momento final en el que son letales.

Y la otra es que si regamos todos los días, evidentemente con menos cantidad de agua, tenemos la posibilidad de tener más variedad de nutrientes disponibles, es decir podemos usar diferentes fertilizantes y así cubrir más necesidades de nuestras plantas sin gastar más dinero.

Si utilizamos un litro de agua cada 2 días en un planta, gastaremos lo mismo que si utilizamos medio litro de agua todos los días.





AIREACION

Es muy importante que el sustrato aporte un equilibrio adecuado  entre agua y aire, para que las raíces puedan desarrollarse de forma óptima.

Si nuestras raíces se encuentran con un sustrato que no ofrezca esa buena aireación que buscamos, les costará mucho crecer y formar un buen sistema radicular que al fin y al cabo es la puerta de entrada de los nutrientes.

Los sustratos que no traen ningún oxigenador como la perlita por ejemplo, se van apelmazando cada vez que regamos hasta que son prácticamente una piedra lo que dificulta mucho que las raíces colonicen todo el sustrato, por eso muchas veces terminamos el cultivo teniendo menos de la mitad de la capacidad del tiesto sin raíces.

En Mundo Enteógeno apostamos hace años por idear nosotros mismos una mezcla de sustrato ideal, GramoMed, muchos de nuestros clientes la primera vez que lo usan se quejan de la cantidad de “ palos “ que trae la tierra o incluso nos llegan a decir que esta “ sucia “ a lo que nosotros contestamos entre risas que eso es lo que pagan, eso es lo que hace nuestra tierra tan sumamente especial, sus agentes humectantes y los oxigenantes que llevan.

Y les explicamos que gracias a esos “ palos “ las raíces crecen muchos más cómodas y rápido, y a la vista está, los resultados hablan por si solos, plantas que crecen mucho más rápido que en cualquier otro sustrato y cosechas consecuentes a plantas sanas y fuertes.







En resumen el sustrato perfecto se trata de un compendio de cualidades que ayudaran a nuestras queridas plantas a crecer sanas y fuertes lo que se traducirá en generosas cosechas de flores cargadas de resina.